Danza, terapia y movimiento

La Danza Movimiento Terapia (DMT), como una especialidad en psicoterapia, permite la recapitulación de las relaciones tempranas, y accede a estados pre-verbales a través de la mediación no verbal. Utiliza el cuerpo y sus expresiones no verbales como un proceso para promover la integración emocional, cognitiva y física del individuo. De esta manera no solo alcanza a estados muy tempranos del desarrollo, sino también a conductas actuales donde las palabras simplemente no son suficientes. La DMT sostiene la visión que los cambios en el movimiento provocan a sus vez cambios del funcionamiento general de la persona.
Perteneciendo al grupo de las terapias creativas en psicoterapia trabaja con el proceso creativo, el juego simbólico y el movimiento expresivo y permite así la confrontación e integración de temas comunes en los trastornos emocionales y de comportamiento: la rabia y la agresividad, el rechazo y el abandono, la tristeza y la impotencia, los límites y la necesidad de contención, etc.
La importancia del juego y su aplicación en las Terapias
El espacio lúdico es un lugar simbólico imaginario que permite entrar y salir haciendo revivir un recuerdo o evocar un punto congelado, implicando siempre, una dosis de transformación de conductas rígidas y estereotipadas.
Por lo tanto volver a jugar espontáneamente y sin juicio es un canal revelador de conflictos, así como la imposibilidad de entrar. También una posible solución a los mismos, proporcionando alivio a la tensión vincular.
A quien va destinado?
Las terapias artístico-creativas llevan implícitamente una forma diferente de concebir la salud y la enfermedad pues parten de una concepción holística del ser humano, la enfermedad no es tanto la ausencia de salud sino la dificultad o incapacidad para acceder al propio potencial dentro del contexto concreto en el que vive la persona.
Es así que cualquier persona puede participar de este tipo de terapia, niños y niñas, adolescentes y adultos. En ocasiones es muy enriquecedor aplicarla a padres e hijos conjuntamente para trabajar determinados aspectos de la relación familiar.
A través de la DMT se pueden tratar trastornos emocionales, trastornos generalizados del desarrollo (Autismo, Asperger..), TDAH, dificultades de aprendizaje, trastornos de conducta.
En ocasiones en las sesiones se aplican conjuntamente otro tipo de métodos, siempre y cuando sea necesario y siempre atendiendo a las características individualidades y personales de la persona.
Nuria Carballido
Pedagoga
Profesroa de Danza y Pilates
Terapeuta del Movimiento
Share This